jueves, 10 de marzo de 2016

Ellas Tras La Cámara



ELLAS TRAS LA CÁMARA

Al hilo del Día Internacional de la Mujer, en recuerdo del 8 del marzo de 1857, cuando un grupo de trabajadoras decidió salir a la calle para protestar por sus míseras condiciones de trabajo, y aunque aún queda mucho por hacer, sobre todo en educación, hay que celebrar también el camino recorrido.

Por suerte hay ámbitos, como el del Arte, donde las diferencias por género son cada vez menores. Un mundo donde la ascendencia masculina aún sigue siendo preponderante aunque cada vez es mayor la presencia de la mujer. Solo existe el arte en general: al igual que no existe el arte de hombres, resulta una auténtica falacia la utilización del término arte de mujeres.

Si hay una manifestación artística en la que la segregación por géneros ha sido menor desde sus inicios es la fotografía, pues esta fue una de las escasas actividades que le estaban permitidas a la mujer a finales del siglo XIX y principios del XX. No en tanto como una forma de expresión artística, la propia fotografía no gozaba aún de ese estatus, sino como una ocupación aceptada y respetable para ganarse la vida.

Desde los mismos albores del medio Constance Talbot realizó calotipos, técnica patentada por su marido Henry Fox Talbot, uno de los padres de la fotografía. Casi al mismo tiempo la británica Anna Atkins pasó a la historia como la primera mujer en publicar un trabajo científico utilizando métodos fotográficos: Fotografías de las algas británicas: Impresiones Cianotipos, publicado en 1843.

Julia Margaret Cameron, ya con cuarenta y ocho años,  transformó la carbonera de su casa en la isla de Wight en un laboratorio y estudio. Imogen Cunningham captó como nadie la belleza de lo cotidiano. Gerda Taro y Tina Modotti fotografiaron la guerra libres de los prejuicios masculinos.

En el rock no son pocas las mujeres cuya firma va unida a una famosa imagen de la historia del género. Como Pennie Smith, responsable de la portada  de London Calling de The Clash; o Annie Leibovitz, probablemente la fotógrafa más famosa de la historia.

Cristina García Rodero es primer miembro español de la prestigiosa agencia Magnum. 

En la historia local pero a su vez internacional, está el caso de Amalia López Cabrera, nacida en Almería en 1838, la primera mujer que instaló un estudio fotográfico, regentado exclusivamente por ella, en la provincia de Jaén.


En nuestra ciudad, en la actualidad, se pude disfrutar, entre otras, del talento de autoras como el documentalismo gráfico de Marina del Mar, Carmen Pascual y su incesante propuesta de investigación, las enigmáticas imágenes de María G. Azcárate y el directo y estimulante realismo mágico de Leonor García.


Antonio Jesús García

Publicado La Voz de Almería (10-3-16)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De Centro Comercial

DE CENTRO COMERCIAL  Resulta inquietante observar el poco o nulo aprecio que la sociedad española tiene hacia el ejercicio de l...