jueves, 28 de abril de 2016

El Puto Amo


EL PUTO AMO

Elvis era el más grande; sin duda, el puto amo. Aparte de poseer la voz más maravillosa que probablemente haya dado la humanidad, por mucho que ese honor se le otorgue al jefe de la pandilla de ratas, el Rey, no nos engañemos,  no dejaba de ser un paleto de Memphis y en 1970 protagonizó uno de los episodios más surrealistas de la historia de rock and roll.

El 21 de diciembre de dicho año, acercándose a la puerta principal de la Casa Blanca, el cantante manifestaba su deseo de reunirse con el presidente Richard Nixon. Tras reconocerlo y saber de sus intenciones los agentes de seguridad telefonearon a la oficina del presidente. “Que ha llegado el Rey”, le dijeron al asesor de Nixon. Este tras consultar la agenda del día dijo: “Pero si hoy no esperamos a ningún monarca”. “No, no. El Rey del Rock. Está aquí en la puerta”, le aclararon.

El consejero presidencial Bud Krogh, en una breve charla, y haciéndole ver lo imprevisto de su visita le encaminó a volver al hotel y que a lo largo del día se pondrían en contacto con él. Dos horas después Elvis y Nixon se reunían en el despacho oval.

Tras expresar su admiración por el presidente, el artista manifestaba su deseo de, como Anacleto, convertirse en agente secreto con el fin de salvar al país de las grandes amenazas que, según él, representaban para Estados Unidos: las drogas, los hippies y los Beatles. Al poco rato Nixon imponía en la solapa a Elvis una improvisada insignia que le acreditaba como agente antidrogas encubierto.

Este suceso ha podido servir de inspiración al ministro del Interior Fernández Díaz para nombrar comisario de honor al periodista Francisco Maruenda.

Si el gabinete presidencial vislumbró en el encuentro entre la estrella del rock y el mandatario americano una oportunidad para mejorar la imagen del segundo entre los jóvenes, cuesta entender las razones del ministro para tal decisión, tomada, no sabemos si por él solo o en consenso con Marcelo, su amigo invisible.

Si hace cuarenta y seis años hubo un listo que intentó aprovecharse de la ingenuidad del otro, en la actualidad resulta difícil identificar cada papel. Conviene recordar que el señor ministro era, según sus propias, un pecador, que vivió su epifanía en Las Vegas, la ciudad del pecado y estrechamente ligada a la caricaturesca imagen de un Rey del Rock metido en carnes en el ocaso de su carrera. No es difícil imaginarse al ministro, finstro, pecador de la pradera, entre colillas, máquinas tragaperras, ligueros y restos de alcohol, como Nicolas Cage en Leaving Las Vegas.

Con anterioridad el socialista Pérez Rubalcaba había otorgado al director de La Razón la medalla al mérito policial. Curiosa la afición de los ministros del Interior con este señor.


Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (28-4-16)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Hoguera de las Vanidades

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES Tom Wolfe, conocido como uno de los padres del nuevo periodismo,   alumbraba en 1987 La Hoguer...