jueves, 19 de mayo de 2016

¿Llegará el Magnate y Mandará Parar?




¿LLEGARÁ EL MAGNATE Y MANDARÁ PARAR?

Bajan revueltas las aguas del universo Marvel, la editorial de cómics estadounidense especializada en el género de superhéroes, cuyo éxito está ligado íntimamente a Stan Lee, guionista cuya prodigiosa mente ha dado a luz a personajes tan icónicos universalmente como Spiderman, Capitán América, Thor o los X-Men.

Mucho ha cambiado la historia desde esos extraños cuadernos casi cuadrados de Ediciones Vértice  a los que se le redibujaban parte de las viñetas para adaptarlas al nuevo formato. Estos convivían con las mexicanas ediciones de Novaro, más fieles a los originales USA y que se distribuían también  en España.

Curiosas las traducciones hispanas de los nombres de los personajes de la época, donde Daredevil era Dan Defensor, Silver Surfer era Estela Plateada y Spiderman no era Peter Parker sino Pedro Márquez.
Los tiempos cambian que es una barbaridad dijo don Hilarión, personaje de la zarzuela La verbena de la Paloma y, de un tiempo a esta parte, la editorial americana parece habérselo tomado al pie de la letra, más aun desde que fuera absorbida por Disney.

Al margen del galimatías que supone que Bruce Banner y Hulk ahora sean dos personas diferentes, o de que Mujer Invisible, La Cosa, Profesor X y otros hayan muerto, la sobreexplotación del producto lleva al desgaste y a buscar nuevas fórmulas en un desesperado intento de adaptarse a los nuevos tiempos e intentar ensanchar el espectro de público.

Con un plantel de héroes integrado principalmente por varones de raza blanca, Marvel ha decidido ampliar la diversidad de los mismos.

De entrada, existen dos versiones femeninas de Spiderman, Spider Gwen y Spider-Woman; al tiempo Peter Parker, el Hombre Araña original, es sustituido por  el adolescente Miles Morales, mitad afroamericano y mitad latino.

Mjölnir, el encantado martillo del hijo de Odín, ha pasado a manos de su novia Jane Foster, que a partir de ahora es Thor. Ignoramos si el escandinavo héroe ha dejado de ser digno de encarnar ese poder o simplemente no ha salido bien parado de un proceso de divorcio.

A la diversidad racial se le une la musulmana Kamala Khan, de origen pakistaní que viste el manto de Ms Marvel.

Lo que se puede considerar como un ejemplo más de apertura de la era Obama puede irse al traste si Trump se alza con la victoria en los próximos comicios, pues a buen seguro que no le hace gracia el cambio quizás más significativo: el héroe más patriótico de Marvel, el Capitán América, es encarnado por Sam Wilson,  personaje negro.

El traje de barras y estrellas lucido por un negro y el arácnido por un chicano. ¿Llegará el magnate y mandará parar?


Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (19-5-16)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

El futuro No es Así

EL FUTURO NO ES ASÍ El futuro no es así. Hay que reconocer que, pese a la infinidad de obras creadas por el género, las pr...