jueves, 2 de marzo de 2017

Embarques Naveros


EMBARQUES NAVEROS

La Junta de Andalucía ha reconocido a Miguel Naveros por haber contribuido con su trayectoria literaria y periodística al enriquecimiento cultural almeriense. Conocer la noticia me lleva a rememorar una anécdota que da buena cuenta de la personalidad de Miguel, y que tanto le ha valido para su faceta de periodista así como para la de escritor: su capacidad para involucrarte en sus pesquisas.

Embarques Naveros, le llamo a esas aventuras. Siempre me meto en fregados, generalmente no sé decir “no” cuando me buscan para hacer tal o cual cosa, y menos a alguien que admiro.

Pongámonos en situación. Una desapacible noche de invierno, intentando localizar a una persona, adentrándonos en barrios periféricos mucho más de lo que aconseja la prudencia. La misión: encontrar a un tipo del que lo único que sabíamos era que había sido cartero y que repartía mailing por cuenta propia y que, creía Miguel, podía vivir por esa zona.

Creía, intuía, sospechaba, etc., pero ninguna certeza. Ese detalle junto a otro tan insignificante como no conocer su nombre, ni tan siquiera el de pila, no fue obstáculo alguno que nos disuadiera de nuestra misión urdida frente a unas Carlsberg.

La escena la podría haber filmado Scorsese en Malas calles: el asfalto de las calles empieza a escasear, la gente se calienta con fogatas en bidones. Imagen que estás acostumbrado a ver en la gran pantalla o en el telediario pero nunca tan de cerca. De día imagino que habría el típico movimiento de la peña que va a pillar algo, pero a las doce de la noche era otra historia. Imaginen la puesta en escena: dos tipos bajándose de un destartalado Alfa Romeo; uno, el más maduro de complexión delgada, gabán, chaqueta, corbata y de educados ademanes llevando la voz cantante; el otro, más joven, corpulento, patillacas, botas de punta y chupa de cuero. Mientras Miguel hacía sus averiguaciones, yo esperaba en un segundo plano, apoyado en el coche. Al principio no entendí muy bien el porqué, pero la tensión se podía cortar. De pronto, fui consciente del motivo, dábamos la imagen de poli bueno y poli malo, de Starsky y Hutch, Felipe y Guerra, Mourinho y Valdano o Ramón y Cajal. 

Intuyo que si salimos ilesos de la situación fue porque, ante la incertidumbre de si esos dos maderos eran unos gilipollas o tenían los cojones muy grandes, prefirieron no arriesgar. Si llegan a adivinar que, en vez de ante dos valientes agentes de la ley, estaban ante un fotógrafo y un escritor medio chiflados…

Mi enhorabuena a un amigo al que me unen muchas más cosas de lo que aparentemente pudiera parecer por la diferencia de nuestra vestimenta.


Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (2-3-17)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

De Centro Comercial

DE CENTRO COMERCIAL  Resulta inquietante observar el poco o nulo aprecio que la sociedad española tiene hacia el ejercicio de l...