jueves, 12 de marzo de 2015

Quiero Votar en Madrid




QUIERO VOTAR EN MADRID


Elecciones en el horizonte, ante ellas las habituales campañas, contra campañas y demás carreras para la elección de candidato. En Madrid, donde la cosa no pintaba nada bien para IU tras la dimisión de su más mediática figura, la elección como candidato de Luis García Montero se torna como un halo de esperanza. El escritor junto a Ángel Gabilondo, tremendo el circo también del PSOE, se acercan al ideal de lo que debería ser un dirigente político y cuyo mérito real será salir indemnes de las cloacas en las que se encuentran sumergidos sus correligionarios. Avalada por un manifiesto suscrito, entre otros, por Baltasar Garzón, Rosa Regás, Joaquín Sabina, Pedro Almodóvar y Cristina Almeida, la ilusionante apuesta por el intelectual granadino dibuja un panorama bien distinto al que nos tiene acostumbrados la clase política a pesar del descalabro que le auguran en las encuestas a la formación. En la mente la figura del viejo Profesor, cuya labor como alcalde suscitó unanimidad a su favor más allá de su filiación política, cuando Madrid vivió un espectacular renacimiento de su vida cultural, artística y social.

En Almería, durante el mandato del recientemente fallecido Santiago Martínez Cabrejas y por mor de un pacto de izquierdas, los andalucistas Laudelino Gil y Fernando Navarrete situaron la gestión cultural en cimas difíciles de igualar y continuada durante la concejalía de cultura de Fernando Martínez. Algo similar sucedió con el tándem Antonio Maresca y Pepe Guirao en la Diputación.

La Movida daba sus últimos coletazos y una noche aparecieron Cabrejas y Martínez por pub Casablanca, centro neurálgico y cultural de la época capitaneado por Fernando Barrionuevo y José Sánchez. En plena campaña de relevo en el sillón consistorial, entre efluvios de cava y otros alcoholes, el futuro nuevo alcalde se dejó mantear literalmente por los allí presentes. Santi dejó la alcaldía y nada volvió a ser como antes, aunque nadie podía imaginar que la cosa descendiese hasta los niveles de pobreza actuales donde se confunde cultura con folclore.

Por lo general la persona encargada de marcar los designios culturales de un proyecto político poco o nada tienen que ver con el entramado cultural de la ciudad. No solo es ajeno a ese mundo antes de su nombramiento, sino que normalmente continua siéndolo tras él. Raúl Quinto como presumible responsable de Cultura en la lista encabezada por Antonio Heras a la alcaldía de la ciudad por Podemos puede ser la excepción.

Mientras, en las autonómicas andaluzas ninguna formación brinda la posibilidad de votar a un candidato de la categoría de García Montero… ¡Quiero votar en Madrid! ¿Se puede?

Antonio Jesús García
Publicado La voz de Almería (12-3-15)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Hoguera de las Vanidades

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES Tom Wolfe, conocido como uno de los padres del nuevo periodismo,   alumbraba en 1987 La Hoguer...