jueves, 10 de noviembre de 2016

¿Para Qué Sirve un Himno?


¿PARA QUÉ SIRVE UN HIMNO?

El insomnio es lo que tiene, que no puedes dormir, y cuando no puedes dormir pues pasa lo que pasa, que das vueltas en la cama y se te ocurren cosas extrañas. En esas estaba cuando me pregunté ¿para qué sirve un himno nacional? Si, ya sé que es una composición musical representativa de un pueblo y nación que identifica y une entre sí a quienes la interpretan, pero la verdad es que, al margen de los altos ámbitos políticos, su uso queda reducido a las grandes victorias deportivas y a los partidos de la selección, donde se canta por jugadores y público antes de empezar. El español es uno de los tres del mundo que carece de letra, aunque cada cierto tiempo y de forma recurrente surge la idea de dotarlo de ella. Ya que las letras suelen hacer referencia a grandes gestas o batallas y, a la que nos descuidemos, ser bastante incorrectas políticamente  a base de aplastar enemigos y esas cosas, por lo anacrónico de gesto, los intentos son fallidos. La verdad es que, entre el de Alemania compuesto por Haydn y el de Austria por Mozart, la chusquera Marcha Granadera desluce un poco. Incluso hubo quien achacó los pretéritos continuos fracasos de la roja a la ausencia de cántico nacional.

La verdad es que emociona ver y escuchar al unísono a todo el público del Millennium Stadium interpretar La tierra de mis padres antes del inicio de un partido de la selección de rugby de  País de Gales. Carácter intimidatorio tiene la danza maorí que los All Blacks interpretan antes de sus partidos, la haka.

La pasada Eurocopa de futbol pasará a la historia por Islandia, por la imagen de una especie de descendientes de Erick el Rojo, como recién desembarcados de su drakar, emitiendo un grito acompañado de una coreografía de palmas perfectamente sincronizadas: ¡Auhh!

Lo curioso es que el origen del grito en cuestión no es vikingo sino celta y que la tradición es bastante menos ancestral de lo que aparenta.  Al parecer, hace tan sólo un par de años un equipo islandés jugó una eliminatoria de competición europea con un equipo escocés, y quedaron tan maravillados con el bramido con el que la afición contraria animaba a su equipo que decidieron adoptarla como propia. De ahí a la selección nacional, de ahí a Francia y de Francia al mundo.

Esto viene a decir que no importa la solemnidad ni la tradición, que lo verdaderamente importante es creérselo y hacerlo con convicción. Para nosotros, buscando algo realmente representativo y puestos a indagar nuevos caminos se podría optar por la coreografía de la Macarena de Los del Río,  rematada con una peineta al más puro estilo Bárcenas. 



Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (10-11-16)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

De Centro Comercial

DE CENTRO COMERCIAL  Resulta inquietante observar el poco o nulo aprecio que la sociedad española tiene hacia el ejercicio de l...