jueves, 24 de noviembre de 2016

Postureo Político


POSTUREO POLÍTICO

Si ya de por si resulta desconcertante el nivel de postureo de nuestros políticos, lo es más aún el constatar, pese a sus abultados currículos repletos de másters  internacionales, becas, medallas y cruces meritorias varias, su poco o nulo conocimiento del entramado cultural de la sociedad en la que viven.

En una de sus primeras comparecencias en su recién estrenado cargo, Íñigo Méndez de Vigo, Ministro de Educación, Cultura y Deporte, lamentó la muerte del cantautor Leonard Cohen de una forma un tanto particular, afirmando que se trataba de un artista cuyas canciones “han bailado muchas generaciones de españoles”.  Si algo no son los temas del desaparecido bardo canadiense de grave y desgarradora voz, son bailables.

Esperanza Aguirre, a la sazón también Ministra de Educación y Cultura en ese momento, en una entrevista radiofónica en la COPE manifestó desconocer quién era Santiago Segura, popular en ese momento por su papel en El día de la Bestia. A pesar de no existir aún las redes sociales el pollo mediático montado fue de cuidado. “Fue como si hubiera dicho que no sabía quién era Cervantes”, recordaba la política en su autobiografía autorizada. La mala fama cultural de Aguirre propició el caldo de cultivo adecuado para el apócrifo episodio en el que supuestamente, al ser interpelada sobre su opinión de Saramago, contestó: “No conozco a Sara Mago”.

Tras recomendar la lectura del filósofo alemán Immanuel Kant, y ser conminado a decir un título, Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, respondió: “Yo, la verdad, es que no he leído a Kant”.

Pero esta ignorancia supina no es patrimonio exclusivo de la derecha, el presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero, no solo perdió un televisado debate electoral por desconocer cuál era el precio de un café en la calle, sino que, durante el transcurso de una entrevista personal con el cantante Loquillo, confesó al rockero su desconocimiento absoluto del que probablemente haya sido el movimiento social, musical y juvenil más importante de la historia del siglo XX, el rock and roll. Curiosamente músico y político comparten año de nacimiento.

Desolador resulta el desprecio que la élite política siente por la cultura,un sector que representa aproximadamente un 4% del Producto Interior Bruto y cuyas políticas culturales nunca han estado a la altura de sus creadores, ya que sólo parecen interesarles para el momento de hacerse la foto.

Está claro que a unos los sacas de Bertín Osborne, Norma Duval y del brazo incorrupto de Santa Teresa y a otros de Joan Manuel Serrat, Paco Ibáñez y La Internacional, y se pierden.


Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (23-11-16)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

De Centro Comercial

DE CENTRO COMERCIAL  Resulta inquietante observar el poco o nulo aprecio que la sociedad española tiene hacia el ejercicio de l...