jueves, 1 de diciembre de 2016

Huelga de Padres Caídos


HUELGA DE PADRES CAÍDOS

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (Ceapa) ha instado a las familias de las distintas comunidades autónomas a negarse a hacer las tareas escolares durante los fines de semana del mes de noviembre e invitando a los padres a justificarlo con argumentos tan peregrinos como haber priorizado las actividades familiares sobre los deberes escolares. 

Al margen de no parecer muy edificante educar a los hijos bajo valores como la insumisión y dejando a un lado el más que posible necesario debate sobre deberes sí o deberes no, a esta Confederación no parece preocuparle en absoluto que España sea de los países de la Unión Europea que más ha recortado en educación durante los últimos años. El aumento de ratio por alumnos en clase, el cambio de condiciones para la concesión de becas, la reducción de presupuesto o eliminación de diferentes ayudas no parecen ser motivo suficiente de protesta alguna.

Los mismos padres no dudan en saturar a sus hijos de actividades extraescolares inscribiéndolos en cursos de lucha grecorromana, sexar ornitorrincos o tocar la flauta dulce con el pie con tal de tenerlos ocupados, reniegan de echarles una mano a la hora de reforzar y estimular su aprendizaje, porque además se trata de eso, de ayudarles puntualmente, cuando ellos lo necesiten, no de hacérselos. Optándose, una vez más, por menoscabar la figura del profesor y menospreciar su autoridad. Si mi padre me dice que no le haga caso en esto, ¿por qué voy a hacérselo en otros casos? Esta parece ser la gran enseñanza aprendida en esta batalla.

Por si fuera poco, una conocida marca de ensamblaje de muebles se une a la causa con una oportunista campaña publicitaria: Salvemos las cenas. Menos deberes y más cenas en familia. Culpando, poco más o menos, a los deberes escolares de todos los males habidos o por haber. Camuflado bajo una importante capa de buen rollito, el mensaje subyacente no es otro que el de menos hacer deberes y más gastarse la pasta en los grandes almacenes, que así seréis más felices.

La acción de la Ceapa implica perversamente otra lectura, la de propiciar la incultura; que el alumno al salir de clase desconecte el cerebro de toda actividad intelectual. Curiosamente, esta guerra sólo es con la enseñanza pública, mientras que en la privada no sólo es lícito encargar tarea sino además si se tercia colgar del palo mayor a quien deso­bedezca. Sin dudar de toda la buena intención que estos señores pudieran tener, no deja de sorprender lo dispuestos que estamos siempre a comprarle las armas al enemigo.



Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (1-12-16)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

De Centro Comercial

DE CENTRO COMERCIAL  Resulta inquietante observar el poco o nulo aprecio que la sociedad española tiene hacia el ejercicio de l...