jueves, 15 de diciembre de 2016

Lo que el Guión Esconde



LO QUE EL GUIÓN ESCONDE

La miniserie de televisión Lo que escondían sus ojos,  producida por Mediaset España, banaliza de manera vergonzante uno de los períodos más oscuros y sangrientos de la historia de España. Basada en la novela homónima de Nieves Herrero, narra el romance clandestino vivido entre Ramón Serrano Suñer y la marquesa de Llanzol, obviando absolutamente la ideología y trayectoria de uno de los hombres fuertes del régimen franquista.

El señor Suñer fue un nazi convencido que intimó con Himmler, el jefe de las SS, al margen, claro, de haber sido cómplice y agente activo de una dictadura por la cual miles de personas fueron fusiladas y encarceladas. Nada que objetar a que se realicen biopics de personajes históricos, sea cual sea su ideología y convicción, pero lo que no es ético es falsear la historia.

Este personaje existió realmente e hizo cosas. Ignorar tales acciones es darle un protagonismo y relevancia que, a todas luces, no merece. Desinformar intencionadamente sobre los actos que realizó este señor y, lo que es peor aún, convertirlo en un héroe, en un galán, no parece que sea digno de recibo.

En Alemania este tipo de jugueteos con la historia son delito. Allí esta serie no hubiera visto la luz y, en el hipotético caso de que sí, tendría pena de cárcel. Decir simplemente que los campos de concentración no existieron está penado en el país germano. Allí han superado un duro período de su historia a base de ser rigurosos con la misma; tergiversarla es delito y punto. Además educan en valores para que se conozca y no se repita la barbarie. Regularmente, con todo rigor y visado por historiadores y especialistas, le enseñan a los alumnos videos, reportajes, etc., del periodo nazi, para mostrarles el horror.

Tuvieron que pasar 60 años desde la caída del Tercer Reich para que en Alemania se abordase la figura del Fürher en una película. El Hundimiento, dirigida en 2004 por Oliver Hirschbiegel e intentando arrojar luz sobre los últimos días de Hitler con rigor histórico y crudo realismo, fue estrenada no sin polémica.

Mientras, aquí, no sólo es el estado, es decir todos los españoles, quien paga anualmente 115.000 euros por el mantenimiento del Valle de los Caídos, incluyendo un ramo de flores que diariamente se deposita sobre la losa del sátrapa del bigotillo desde 1975, sino que, incluso, a la misma persona que firmaba diariamente decenas de penas de muerte y que consideró apátridas a los españoles recluidos en los campos de exterminio nazis se le transforma en un buenorro guaperas.

Antonio Jesús García


Publicado La Voz de Almería (15-12-16)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La Hoguera de las Vanidades

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES Tom Wolfe, conocido como uno de los padres del nuevo periodismo,   alumbraba en 1987 La Hoguer...