jueves, 22 de mayo de 2014

Al Abordaje. Una de Piratas.


AL ABORDAJE. UNA DE PIRATAS

El valor de un símbolo puede evolucionar de tal forma que llegue a adquirir un significado opuesto al de su origen. Un ejemplo significativo lo podemos encontrar en la Jolly Roger, típica bandera pirata. Aunque existieron multitud de variantes con espadas, pistolas, esqueletos, etc., la negra con la calavera y dos tibias cruzadas en blanco es la mas popular. Enarbolarla ante la presencia de otro navío suponía una invitación a no ofrecer resistencia o atenerse a las consecuencias; (salvo que este otro estuviera tripulado por ciertos irreductibles galos, claro). Un símbolo, como representación de peligrosos criminales.

Salgari, Verne o Sabatini poblaron las novelas de aventuras de corsarios y marineros con loro al hombro. Acogiendo Hollywood el producto entre sus brazos en los años veinte con filmes como El Capitán Blood o El Gavilán de los Mares; ambas revisitadas mas tarde por el galán del género Errol Flynn. En  1947 un buen número de ex militares norteamericanos, recién llegados de la II Guerra Mundial con sus motos, circulan de un extremo a otro del país. Propiciando una vez mas el resurgimiento del héroe romántico, el fuera de la ley, alimentado por una clara y reconocible iconografía. No es nada nuevo, a lo largo de la historia podemos encontrar una innumerable serie de héroes de, cuanto menos, ambiguas intenciones, desde Robin Hood, Curro Jiménez o el mismísimo Keith Richards.

La bandera pirata comienza a exhibirse en chalecos, cazadoras y carenados de estos nuevos centauros. Pero el fuera de la ley evidentemente no vive fuera de la sociedad, y esta utiliza esa imagen para hacer negocio. De calaveras en opulentos anillos y otros complementos lucidas por estrellas del rock y del celuloide en portadas de discos y revistas, pasamos a Disney haciendo pasta con Jack Sparrow. La prueba definitiva de la banalización de símbolo lo encontramos en la abusiva utilización del estampado de cráneos en cualquier tipo de prenda, desde las de cierto glamour y lucidas, por ejemplo, por Kate Moss, a la pedrería hortera de choni de mercadillo. No es la primera vez, Chanel ha hecho santo y seña de su interpretación de las cadenas punks.

La vuelta de tuerca la da en el artista Damien Hirst y su obra For the Love of God, una calavera de platino con 8.601 diamantes incrustados y cuyo coste de producción ronda los veinte millones de euros. De la banalización total al exclusivismo mas absoluto. Para otra ocasión dejaremos un casos mas desconcertante, el de las adolescentes que se tatúan el conejito de Playboy.

La imagen del forajido es un icono romántico que representa nuestra oposición al sistema alentado desde la infancia. La vida pirata es la vida mejor, sin trabajar, sin estudiar, ron, ron, ron, la botella de ron.

Antonio Jesús García

Publicado La Voz de Almería (22-5-14)








No hay comentarios:

Publicar un comentario

El futuro No es Así

EL FUTURO NO ES ASÍ El futuro no es así. Hay que reconocer que, pese a la infinidad de obras creadas por el género, las pr...